Las piscinas son para el verano

Durante los próximos días voy  a contar nuestras experiencias en el campamento en el que estoy participando como coordinador. Por respetar la intimidad de nuestros niños nos tomaremos alguna licencia al referirnos a sus nombres y  los lugares donde realizamos las actividades.

Diario del campamento de los piratas: ¡AL ABORDAJE!

Beneficios de las actividades en la piscina para niños con TEA.

A nuestro barco pirata se suben cada día nueve grumetes, de entre 5 y 13 años, y dos almirantes-educadoras, y entre todos vamos descubriendo un mundo de aventuras en el que los juegos son la herramienta para aprender nuevas habilidades para la vida diaria.

Nuestro aventura pirata comienza cada día en el parque, donde fomentamos la inclusión con otros niños, continuamos con las actividades físicas de la mañana para llegar a la “isla” del almuerzo, tiempo para reponer fuerzas y reforzar las rutinas de alimentación.

La ruta diaria continúa con la sesión de cantajuegos que nos sirve para preparar el abordaje a la piscina. Mediante las canciones y el visionado de clips musicales los grumetes se relajan, facilitando su disposición a su actividad favorita.

Nuestro particular “mar del sur” es una piscina deportiva en la que contamos con la ayuda de varios vigías (socorristas) para garantizar siempre la seguridad de nuestros piratas. La actividad en la piscina está enfocado como un espacio de juego libre, de tal manera que podemos trabajar de forma individual con cada niño.

La actividad en la piscina la enfocamos principalmente a:

–          Reforzar su autonomía.

La visita a la piscina comienza en el vestuario, a base de explicar la rutina mediante pictogramas todos nuestros marineros han ido aprendiendo la rutina de ponerse su traje de baño. Tras los primeros días la rutina se ha asumido y hemos abandonado los pictogramas. Con el incentivo del baño los niños van ganando autonomía en la tarea de vestirse que en ocasiones no les resulta fácil.

Pictograma de ARASAAC

Pictograma de ARASAAC

–          Favorecer la motricidad gruesa.

Aunque la actividad se plantea como un momento lúdico se va interaccionando con cada niño para que nade, bucee o juegue realizando actividades físicas que contribuyan a la mejora de su motricidad.

–          Fomento de la inclusión.

En nuestro mar hay más “tripulaciones” y eso nos permite fomentar la inclusión. Nuestros niños juegan con niños de su edad sin segregación pero sobretodo se facilita el acceso de los niños sin TEA a la relación con los niños con TEA. Muchos niños se nos acercan a los monitores y aunque la primera pregunta suele ser ¿qué le pasa? o ¿por qué hace eso?, con nuestras explicaciones y el fomento de la interacción natural entre niños,  contribuimos a que los chavales normalicen su relación con los TEA apartando los prejuicios y la desconfianza.

La experiencia de las actividades en la piscina nos confirma que este tipo de actividades estimulan y favorecen el desarrollo de los niños. En estas semanas grumetes y almirantes nos estamos enseñando a aprovechar la piscina, a disfrutarla entre todos y a sacarle los mayores beneficios. Trabajando con nuestros valientes marineros todos crecemos.

Fran Prieto, @monitor_autismo 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s